Texto: Diego Sánchez Torres y Dinorah Zepeda Campos | Foto: Diego Sánchez Torres

Aprovechando que este año la edición del Abierto Mexicano de Diseño está dedicado a “lo popular”, ANTiDOGMA quiso tener la oportunidad para platicar con Josefina García¹, directora de colecciones y servicios educativos del Museo Dolores Olmedo, que cuenta con una de las colecciones de arte popular mexicano
más importantes.

Sobre el origen de esta colección Josefina García comentó que inició cuando muy joven Dolores Olmedo visitó la Secretaría de Educación Pública y se encontró con el muralista Diego Rivera, después de acceder a posar para él, el muralista le obsequio una litografía, y ahí es cuando Dolores Olmedo se dio cuenta de que el arte es coleccionable. Posteriormente, en 1955 Dolores acompañó al mismo Rivera a Janitzio para ayudarlo a superar la muerte de Frida y, desde ese momento, empezó a coleccionar piezas populares, principalmente del día de muertos. Así que, en buena medida, la culpa es de Diego.

Las primeras ofrendas que se montaron en el Museo Dolores Olmedo estaban dedicadas a la madre de Doña Lola, como homenaje a la aportación que hiciera a la educación en México; con el tiempo, sin embargo, las ofrendas fueron cobrando otros aspectos como el incluir temas de historia o sucesos de la vida pública (la Independencia, la Revolución, las Olimpiadas, etc.) o el dedicarse a un estado de la república. De ahí que, año con año, haya ido creciendo su colección de objetos de arte popular, que a la fecha comprende 14 estados.

La directora comenta que los objetos de arte popular que predominan en el museo son en cerámica porque para poner la comida en las ofrendas se requerían distintos receptáculos, y es por eso es que se han ido adquiriendo vasijas, ollitas, platos y cazuelas, de diferentes materiales y estados. Otra rama de objetos de arte popular que se puede apreciar es la cartonería, muy utilizada en la elaboración de las catrinas que se colocan en los altares. También se cuenta con máscaras, baúles, y objetos de papel de china como las flores que asemejan el cempasúchil. Y es que, de algunos años a la fecha, se decidió eliminar las flores naturales y optar por las de papel ya que estas últimas conservan su frescura.

Sobre la cantidad de objetos que componen el acervo de arte popular del museo Josefina García considera que ronda entre las 3000 y las 3500 piezas. En ese sentido, la directora destacó la relevancia que para este recinto tienen las tareas de inventario y conservación de las colecciones, y destacó que, además de
la exhibición de las distintas muestras, en el Olmedo se llevan a cabo actividades educativas y de difusión diversas.

Aquí su agenda hasta enero de 2020:

Diego y Frida. 25 años en el Olmedo (hasta abril 12, 2020).

Ingeniería & Arquitectura. 70 años a través del arte (del 5 de octubre hasta el 12 de enero de 2020).

Angelina Beloff. 25 años en el Olmedo (sin fecha de conclusión).

Frida- mi vida-. Instalación de arte objeto de Reate Reichert (sin fecha de conclusión).

Pablo O´Higgins. Oficio gráfico (sin fecha de conclusión).

Ofrenda de Día de Muertos, dedicada a Arquitectos e Ingenieros que construyeron la Ciudad de México (del 5 de octubre hasta el 31 de diciembre).

Sala de Arte Popular (permanente).

Para más información síguelos en Twitter, Facebook e Instagram como: El Olmedo Mx.
O consulta su canal de YouTube.

Fotografía: Diego Sánchez Torres