Texto: Rosalba Hernández Vera*

Fotos: Ixnic Kasiopea

1.Proximidad Circunstancia de estar a poca distancia de un punto que se toma como referencia en el espacio o en el tiempo.

¿Qué tan lejos podemos ir? ¿Qué tan cerca podemos estar? Son éstas las preguntas que llevaron a César Brodermann a crear esta serie de piezas con el fin de que el público se planteara las mismas interrogantes.

Hace algunos meses recibí un correo con una propuesta que, a primera vista, me pareció muy interesante: un proyecto multidisciplinario llamado “Proximidad” que implicaba fotografía, video, instalación y performance en un sólo espacio. Al final, logramos concretar y llevarlo a cabo mediante una coordinación a distancia.

El objetivo de César era brindar una experiencia que rompiera la distancia entre el público y el artista; buscaba hacerlo ser parte del arte, terminar el arte, sentirse más cerca de algo nuevo y más lejos de algo familiar. En retrospectiva me parece que el público reaccionó y vivió cada fotografía, instrucción y movimiento que César realizó durante los dos días de presentaciones. En fin, me parece que el objetivo se cumplió.

La primera parte de la experiencia mostró un estudio de 200 autorretratos, tomados durante tres años en dos lugares diferentes, Nueva York y Tel Aviv. Las fotografías se colocaron en 2 cuadrados exactos de 100 fotografías, uno blanco y uno negr. El público observó las fotografías y tomó un autorretrato, de tal suerte que fue el público quien interrumpiera la estructura y realizara así la pieza final.

Camino de Tecnología, fue una instalación con teléfonos celulares colocados en una pared. Además, había una imagen de dos seres humanos atados por lo que parecían dos cuerdas diferentes. Cada minuto el sujeto 1 se desplazaba fuera de la imagen a medida que el sujeto 2 avanzaba hacia el espacio vacío. Los asistentes completaron la pieza con un video que recibieron vía correo electrónico¹.

Ante una instalación interactiva diseñada como una sesión de fotos, se colocó una cámara en una escalera que estaba grabando, en todo momento, las instrucciones que se les daba a los participantes. Cada tarea requirió que la audiencia usara su cuerpo dentro del espacio para describir una relación con la idea de distancia. Mientras la audiencia se dirigió al performance, las tareas grabadas se editaron y lo cual permitó que el público pudiera ver los videos al final de la exposición.

La presentación en vivo fue una investigación física de la relación entre las partes del cuerpo, un ejemplo es lo lejos que el artista puede separar su cuerpo en diferentes áreas, las yemas de los dedos, la cabeza de la pelvis, así como la separación de sus pensamientos y de sus acciones. El propósito de este estudio fue profundizar en la relación de sí mismo con su cuerpo. A lo largo de los dos días de presentación, César se apoderó del espacio durante tres horas y logró que el segundo día el público rompiera la barrera del escenario, se sentara cerca de él, e incluso interactuara con él.

La música compuesta por Jordan Cholis fue creada in situ para este performance y César no tuvo oportunidad de escucharla sino hasta el momento en que inició la sesión.

César Brodermann es originario de la Ciudad de México. Es un artista multidisciplinario, bailarín de danza contemporánea, fotógrafo y director artístico. Su trabajo combina danza, fotografía y cine estudiando el ilimitado potencial del ser humano y su conexión con la tierra. Actualmente reside en Tel Aviv, donde trabaja en una de las compañías de danza más reconocidas internacionalmente: “Batsheva Dance Company”. Brodermann ha pertenecido a distintas compañías a lo largo de su trayectoria como “Gallim Dance” de Nueva York, con la que pudo presentarse en el Metropolitan Museum of Art de esa ciudad. Además, Brodermann ha llevado sus conocimientos a distintas instituciones de Costa Rica, México (DOMO) y Estados Unidos (Universidad de las Artes de Filadelfia y la Escuela de Artes Creativas y Escénicas de Nueva York).

“The Black Piglet” es una plataforma (no un colectivo) que lo único que hace es ponerle nombre a cada uno de los proyectos en los que intervengo, y en la que afortunadamente he logrado llevar a cabo conciertos de arte sonoro, exposiciones, presentaciones de danza contemporánea e, incluso, presentaciones editoriales. Gracias a César Brodermann, retomo este proyecto con el que puedo ayudar a artistas a llevar a cabo sus ideas.

* Es exalumna de la licenciatura de Comunicación y Gestión de la Cultura y las Artes de la Universidad de la Comunicación. Actualmente es Manager en la galería MAIA Contemporary y colabora en proyectos como Pasaporte Cultural.